Del diario poético de la sirena: Cohen

te leo
y en cada palabra tuya siento la fuerza
del que me hizo leerte

comprendo que las palabras
tienen la fuerza
de la novela rosa

pero las sientes hasta en tus entrañas
del amor de carbón
y del alma de miel

el amor te arrastra por la vida
dejando hecho polvo
tu corazón y tu dignidad

pero no te rindes
sigues contemplando la belleza del cuerpo desnudo
del momento del amor y del abismo

porque el amor es un abismo
pero sigues mirando a la nada
intentando darle sentido a todo aquello

es difícil que te quieran
ya que a final importan solo los cuerpos
apenas os nossos únicos corpos

tus palabras mantienen el ritmo
del encuentro de amantes sorprendidos
de una noche de octubre

cinco meses
muchas palabras
las promesas cumplidas

el amor en el aire
asustado
porque sabe que no tiene derecho a manifestarse

pero le voy a dejar fluir
y si lo rechazas (y lo rechazarás)
me quedare con el borroso recuerdo de tu letra

no me hagas seguir manteniendo
el corazón de piedra
asustado de sentimientos

no me quiero asustar de ti
de tus palabras
y de tus películas

te he añadido a mi vida
de la manera en la que yo
aparecí en la tuya

el amor puede parecer cursi
pero sigue siento un tema excelente
para los versos del corazón perdido

nublado por los miedos
herido por la consciencia de su imperfección
no entrenado en confiar

te busco
en los besos del otro
pero importas
solo tú

busco tus ojos
en la mirada del otro
en la mirada que
deberías darme tú

el amor no tiene sentido
sin un grano de locura
pero esta locura
es que me gustas solo tú

entre todos, tú

mi vida sería siempre primavera
si estuvieras conmigo tú

pero no estás
porque no me quieres

Ya llegó la Navidad

La soledad navideña
Duele más que la de todos los días

El ataque de nervios en familia
Que aruina la ilusión
De la paz

Odio la Navidad
Que aunque lo intente
Siempre acaba saliendo mal

Ya no espero nada
No quiero hablar
No quiero comer
No quiero preparar
No quiero estar en la mesa
No quiero ver mi madre llorar

Cada uno vive sus dramas
A su manera
No considero la soledad un drama
Pero lo es la violencia
La falta del amor

Intento comprender
Pero la violencia se hereda
El infierno familiar
No se acaba en una generación
Me duele verla llorar

No llores, mamá
El mundo es cruel
Pero yo te quiero

El tú como el otro

No he vuelto a saber de ti
Espero irte olvidando
Como me olvidaste tú

El cuerpo
Apenas
El cuerpo

Busco inmortalizarme
En tus brazos
Pero me temo que
A pesar de la voz de mi alma
Son los brazos equivocados

Me importas demasiado
Pero mi afecto no tiene mérito

Escribiste
Que guardabas por mi
Un afecto
Que se ha desfumado
Por la falta de mi cuerpo

Siempre los cuerpos
Apenas nuestros cuerpos

Que llenan el vacío de espacio y tiempo
Pero no llenan la esencia
La metafísica
De la existencia

Cojones

Qué cojones
Cómo cojones
Por qué cojones

Cuando las crisis
Se encuentran en el punto medio
Los dos buscan
El placer
El variar un poco

La superficie mágica de tu cuerpo
Y el abismo desconocido de tu alma
Deslizan sobre mi piel
Que anhela el pecado

Conscientemente
Con valor
Sin pudores
Hago el mal

Pero no es mi mal
Es el mal
De tus cojones

nada

porque ya no queda nada
que pueda hacer
nada
solo tu falta

un solo solitario
que acompañado de tilde
guardaría un gano de esperanza
pero está solo

vamos hacia lo imposible
pero tú sabes que estás a salvo
que no te quedarás solo

y yo aquí, sola
entre las cuatro paredes
sola

aunque salga de la putrefacción
seguiré sola
porque la soledad
y la soltería
son la compañía que tengo

tú lo tienes fácil
lo tienes todo
y yo me quedo con
nada